El Propietario de la Empresa Familiar desarrolla, a lo largo de su vida, un ciclo caracterizado por una fase de Entrada en
la Empresa, mediante creación, adquisición o herencia, seguida de una etapa de Desarrollo, en la que normalmente consigue aumentar el tamaño de ésta (Mercados, Clientes, Productos) mediante el crecimiento interno o las adquisiciones. Esta etapa se caracteriza también por la Acumulación del Patrimonio que experimenta el Empresario, con el Desarrollo de su Empresa, a costa de asumir numerosos riesgos y sacrificios.

Al llegar la última etapa, la de su Salida, se enfrenta a lo inevitable: ha de buscar quien le sustituya al frente de su empresa, para que pueda retirarse con las mayores garantías de éxito,  para  ésta,  para sí mismo y para su familia.

Una decisión equivocada o a destiempo puede poner en grave peligro lo conseguido con el esfuerzo de toda una vida. Es aquí donde adquiere toda su importancia el contar con un buen Plan de Retirada hecho profesionalmente y con la suficiente anticipación.

                                                                                            Volver Ventas/Tr